El viaje de una heroína en la vida y la muerte

uti

Cuando mi hijo Eduardo estaba muy mal en el hospital, y no sabíamos si iba a vivir, la gente me mandaba muchas cartas todos los días al hospital.

Cartas que trataban de poner en palabras el sentido de pésame ante una situación difícil, y que buscaban de alguna manera darnos apoyo. Pero una de estas cartas que recibí, era grande y roja, y su mensaje no estaba teñido de tristeza.

Tenía un gran FELICIDADES! en la carátula.

Al principio pensé que alguien se había equivocado, o que era una broma, porque no podía imaginar como alguien podía mandar una tarjeta así en los momentos por los que estábamos pasando.

La abrí, y el mensaje sería uno que cambiaría mi vida para siempre con respecto a las pruebas duras de la vida. Decía “Felicidades, Dios te ha escogido entre muchísimas personas para aprender más de la vida en este momento, de lo que los demás van a poder aprender en muchas vidas juntas. Tenés un gran maestro”

Entendí que la razón por la que venimos a la Tierra es para aprender y evolucionar, que todos escogemos la manera en que queremos hacerlo antes de venir al mundo, y que las situaciones extremadamente difíciles son las que más nos ayudan a crecer.

Mi sobrina Uti murió esta semana pasada, después de muchos años de luchar contra el cáncer. Aunque ninguno de nosotros quería que se fuera tan joven, ella había crecido tanto en esta vida, que su momento le llegó para seguir iluminándonos aún más desde el cielo.

No puedo describir con palabras de este mundo la energía que proyectaba, sobretodo en sus últimos días. Una energía que solo emanaba paz a todos aquellos que la amamos tanto, una paz que solo se siente en una persona que lo ha comprendido todo, y que está tan llena de amor, que no hay cabida para nada más que la luz.

Ella nos dio la fortaleza para decirle adiós a su cuerpo físico, y nos ayudó a abrir las puertas de nuestros corazones para aprender a sentirla  en este nuevo plano de vida donde se encuentra. La muerte es solo el principio de una nueva vida, donde solo existe la luz!

Tengo frescas las mayores lecciones de vida que nos dejó a todos, su paso por esta vida ha tocado a mucha gente para mejorarla exponencialmente, y hoy quiero compartir un poco de lo que aprendimos alrededor de Uti

1. No se queje: La vida es muy corta para perder el tiempo quejándose. Todos pasamos por momentos duros, pero solo uno puede encontrar su fortaleza interna y seguir adelante.

2. Sonría: Busque algo bueno en cada situación. Una sonrisa puede más que mil palabras

3. Disfrute de todo: la felicidad está hecha de los pequeños momentos, busque lo que lo hace felíz, y hágalo hoy.

4. Puede dar luz a alguien más, aún en sus peores momentos: nunca se sabe a quien podemos impactar, aún cuando no sintamos que estamos en nuestro mejor momento, siempre hay que estar abiertos a compartir nuestra luz

5. Ame con todo su corazón: no se guarde nada en reserva, ame completamente, y asegúrese de que la gente que ama lo sepa. Dígalo y demuéstrelo! El amor solo aporta, no cuesta nada.

6. Tenga Fé: No importa de la religión que sea, sepa que hay un Dios que lo ama, exactamente como es usted, completamente.

7. Entréguese sin reservas: abra su corazón a los demás y comparta su luz. Su legado quedará para siempre

Gracias Uti! Tu paso por esta vida nos enriqueció muchísimo, y tu legado va a vivir con nosotros para siempre. No te has ido, estás siempre viva en nuestros corazones.

Te amamos mucho

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *