Viviendo con el cáncer, historia desde adentro / Living with cancer, inside story

Uti

Hace un año conversaba con mi sobrina Uti sobre todos los años que llevaba batallando con el cáncer, tratando de alguna manera de entender por qué a una persona tan joven y tan increíble, le había tocado pasar por esta experiencia tan fuerte.

Le pedí que me escribiera su historia, pues creo que cuando uno comparte lo que lleva en su interior por medio de las palabras, puede literalmente cambiar al mundo con la energía de experiencias compartidas.

Ya hoy Uti no está físicamente con nosotros, pero sus palabras van a vivir por siempre. Gracias por abrirnos tu corazón, y que todo lo que querías decir salga hoy al mundo a seguir impactando. Te quiero mucho

Estas son las palabras de Uti, escritas el 20 de Marzo de 2014::

“Hola!

Mi nombre es Lucía, tengo 27 años, soy dentista, y estoy a punto de casarme después de casi 7 años de noviazgo. Todo el mundo pensaría que mi vida es maravillosa, y así es, nunca he sido tan felíz!

Eso sí, mi viaje no ha sido fácil. Fui diagnosticada con Linfoma Cutáneo de las Células T, en Septiembre de 2012. Como el cáncer tiene un estigma tan grande alrededor, no ha sido fácil hacerle frente a la idea. Mi mundo entero se me fue al revés.

He estado batallando con la enfermedad por casi 6 años antes de ser diagnosticada, así que cuando finalmente supe la noticia, me sentí un poco aliviada. Gracias a Dios por el rayo de luz!

He tenido aproximadamente trece heridas abiertas en todo mi cuerpo en un período de 3 años. Pasamos un mes en suspenso porque los doctores estaban haciendo diferentes pruebas en las biopsias, y no sabíamos con certeza el tipo de cáncer que era; si se había propagado a otros órganos, el tipo de tratamiento que iba a recibir, etc.

Para empeorar la situación, me puse a buscar en internet, y pensé que me iba a morir en los próximos 5 años….fue una movida tonta! hahahahah

Gracias a Dios el cáncer está limitado a la piel, y la tasa de mortalidad es baja, aunque esta enfermedad es crónica. A pesar de esto, siempre pienso que la remisión, y estar libre de cáncer es posible!

Mi tratamiento consistía en tomar pastillas de quimioterapia todos los días (por 9 meses) y foto-terapia tres veces a la semana por 8 meses. Esto requería manejar por una hora hacia el hospital.  Mi familia y amigos se turnaban para llevarme.

Durante este período de tiempo, me sentí muy bien, excepto por alguna náusea, que no duraba mucho tiempo, y también me sentía un poco cansada de vez en cuando. Me sentía tan bien que pude tomar un internado de un año en Periodoncia.

Pude llevar una vida “normal”, que incluía las idas al hospital usando anteojos especiales con protección IUV en los días de foto-terapia. También pasaba mucho tiempo cuidando mis heridas.

Por supuesto, mientras todos mis amigos estaban pensando en el siguiente viaje, o el bar que querían ir esa noche, y todas las cosas normales que hace la gente de 20 años, mi mente estaba ocupada en mejorarme, y en llevar un seguimiento de todas mis citas y procedimientos médicos.

En Abril de 2013, me apareció un tumor detrás de mi oreja. Me lo removieron, pero la herida no sanaba. Aparentemente no habían podido removerlo del todo, y siguió creciendo aún más grande. Los doctores decidieron que iba a necesitar radioterapia de cuerpo entero, y me dieron 40 sesiones de este tipo de terapia.

Esto siguió por tres meses (Cada sesión era de 30 minutos). Fue un proceso difícil, perdí mi pelo, mi cuerpo sufrió varias quemaduras, y tuve que dejar de trabajar. Fue ahí cuando empecé a sentirme muy cansada.

Las buenas noticias eran que mi oreja sanó en solo 2 semanas! Me sentía tan llena de esperanza. Estaba funcionando! Pensaba que eso iba a ser todo, no más tratamientos después de este……pero Dios tenía un plan diferente para mí…

Ahora estoy recibiendo radio-terapia local en ciertas áreas que aún necesitan sanar, y probablemente tendré que tomar quimioterapia de nuevo en Febrero. Ahora hago lo mejor que puedo para aceptar lo que venga con gracia, paciencia y gratitud.

Ahora que conocen mi historia médica, les voy a contar de my viaje espiritual interior. Honestamente les digo, que antes de toda esta experiencia, nunca me había sentido tan amada y tan cuidada.

Ahora veo el mundo con ojos diferentes. No tengo duda alguna de que Dios me envió esta batalla por una razón, y no lo cuestiono. En lugar de eso, trato de aprender las lecciones que El está tratando de enseñarme.

Mi familia y amigos se han acercado mucho a mí, y he aprendido con quién puedo contar de verdad. Nuestra familia definitivamente se ha unido mucho por mí, y todos nos hemos unido entre nosotros. Mis papás, mi hermana y mi novio han sido absolutamente incondicionales. Me siento infinitamente agradecida por su amor y su apoyo.

La relación con mi hermana ha mejorado muchísimo, y mi prometido ha demostrado ser el hombre más valiente, más cuidadoso, leal, amoroso y comprensivo del mundo. El es mi roca!

Mis amigas por otro lado, han sido una bendición enorme en mi vida. Dentro de las muchas señales de amor y apoyo que han hecho por mi, es que me acompañaron cuando terminé de cortar mi pelo. Pero eso no fue todo, ellas también se cortaron el pelo junto conmigo!

Todo el pelo que colectamos lo donamos a una fundación local contra el cáncer. Ellas me han enseñado el verdadero significado de una amistad verdadera y de lealtad.

Hay tanta gente que siempre está rezando por mi, hasta gente que ni siquiera conozco! Y le pido a Dios que llene de bendiciones a todos y cada uno de ellos cada día. Tantas cosas increíbles y maravillosas que han pasado…esta es la manera de Dios de enseñarme el verdadero significado del AMOR! :)

Deben saber que la enfermedad ha dejado varias cicatrices y manchas en mi cuerpo. Esto no ha sido fácil tampoco. Uno puede VER mi enfermedad! Así que la auto confianza, el amor a mi misma y la aceptación han sido lecciones duras de aprender.

Estoy segura de que la gente nos ama por quien somos de verdad, y por la manera en que los hacemos sentir, no por la manera en que nos vemos (por lo menos la gente correcta!)

A veces pienso que mis cicatrices son un recordatorio de lo que he pasado, las lecciones aprendidas, el hecho de que soy fuerte, y de lo que he soportado. Aún trato de llevar este proceso un día a la vez, y sigo trabajando en mi paciencia

No es fácil, pero esto es lo que vine a aprender. He tratado de la mejor manera de ser una persona positiva, de ser agradecida por las oportunidades y las bendiciones que he recibido, y de ser la mejor persona que pueda ser. La actitud hace TODA la diferencia!

Todavía no sé si voy a poder tener hijos algún día, o cuándo me voy a curar, pero decidí dejárselo en manos de Dios y el Universo para que me muestren las respuestas a mis preguntas en el momento correcto.

My meta para el 2014 es sanar mi cuerpo y mi mente!

Mi mejor consejo, si usted está batallando con algo similar a esto, es solo hacer lo mejor que pueda, ser la mejor persona que pueda! Usted nunca sabe a quién está inspirando, quién está observándolo como modelo a seguir, o cuántas vidas está ayudando en alguna forma.

Si, es su batalla, pero usted no es la única persona que está aprendiendo algo de las diferentes lecciones que ésta deja. Viva el presente! Es lo único con lo que puede contar

Uti”

uti y Fabi

One year ago ago I was talking with my niece Uti, about all the years she had been battling with cancer, trying to understand somehow why such an amazing young woman had to go through such a tough experience.

I asked her to write her story, because I believe that when you share what you carry inside you with words, you can literally change the world by means of shared experiences.

Today Uti is no longer physically with us, but her words will live forever. Thank you darling for opening your heart, and may everything you wanted to say goes today out to the world to keep impacting lives. I love you

These are her words, written March 20, 2014:

“Hi there!

My name is Lucía. I am a 27 year old dentist, about to get married after dating my boyfriend for almost seven years. Anyone would say mi life is great and it is, I am the happiest I have ever been!

My journey has not been an easy, though. I was diagnosed with Cutaneous T-cell Lymphoma on September, 2012. Since Cancer has such a big stigma around it, it was difficult to cope with the idea, plus my world was turned upside down.

I had been struggling with the disease for almost 6 years before being diagnosed, so when I finally heard the news I was kind of relieved. Thank God for finding the silver lining!

I have had approximately thirteen open wounds in different parts of my body in a period of almost three years. We spent a month in suspense because the doctors were testing the biopsies, so we did not know for sure which kind it was; if it had spread, the kind of treatment I was about to receive, etc.

To make matters worse, I looked up info on Internet and thought I was going to die in the next 5 years…dumb move! Hahaha

Thank God the cancer is limited to the skin and the mortality rate is low, although it is a kind of chronic disease. Despite this, I always think that remission and being cancer free is possible!

My treatment consisted of taking chemo pills everyday (which went on for 9 months) and photo-therapy three times a week for eight months. This involved a one hour drive to the hospital, relatives and friends always taking turns to drive me there.

During this period of time, I felt really well, except for some sudden nausea which did not last long, as well as for feeling tired from time to time. I felt so well that I was even able to take a year-long internship on Periodontics.

I was able to lead a “normal” life that included drives to the hospital and wearing IUV protective glasses on photo-therapy treatment days. I also spent lots of time taking care of my ulcers.

Of course, while all of my friends were thinking about which trip to take next, which bar to go to and the things people in their 20s normally do, my mind was occupied on getting better, and keeping track of all my medical appointments and procedures.

In April, 2013 a tumor behind my ear appeared. It was removed, but the wound did not heal. Apparently, it had not been completely removed, and it grew even bigger. The doctors decided I needed whole-body electron radiotherapy, which I received 40 session of.

This went on for three months. Each session took about thirty minutes. It was a difficult process. I lost my hair, my body suffered several burns, and I had to stop working. It was then that I started feeling pretty tired.

The good news was my ear healed in just 2 weeks! I was feeling so hopeful. It was working! I thought that was it, no more treatments after this…but God wasn’t done with me yet…

Now I am receiving local radiotherapy in certain areas which still need to heal, and will probably have to take chemo again in February. Now, I do my best to just accept whatever comes next with grace, patience and gratitude.

Now that you know my medical story, I will tell you about my inner and spiritual journey. I can honestly say that before this experience, I had never felt so loved and cared for.

I now see the world with different eyes. I don’t have a doubt in my mind that God sent me this battle for a reason and I have never questioned it; instead, I try to learn the lessons he is trying to teach me.

My family and friends have gotten closer and I have learned who I can count on. Our family definitely has come together for me and we have all become closer to one another.  My parents, sister and boyfriend have been absolutely unconditional. I feel infinite gratitude for their love and support.

The relationship with my sister,  has improved significantly, and my fiancée has proven to be the bravest, most caring, loyal, loving, and understanding person ever. He is my rock!

My girlfriends, on the other hand, have been a major blessing in my life. Among the many clear signs of support and things they have done for me is having accompanied me when it was time for me to cut my hair. However, they not only went with me, but also had their hair cut!

We gathered all of our hair and donated it to a local cancer foundation. They have definitely shown me the true meaning of friendship and loyalty.

So many people have and continue to pray for me, even people I do not even know! I truly ask God to fill them with blessings every day. So, incredible, wonderful things have happened… This is God’s way of showing me the true meaning of LOVE! :)

You should know that the illness has left several scars and spots in my body. This has not been easy either. You can SEE my disease! So, self confidence, loving and accepting myself have been tough lessons to learn.

I am certain that people will love you for who you are and how you make them feel, not what you look like, at least the right people!

Sometimes I think that my scars are a reminder, of what I have been through, the lessons learnt, the fact that I am strong, and what I have endured. I am still trying to take this one day at a time. I am still working on my patience.

It is not easy, but it is what I have to learn. I have tried my best to be a positive person, to be grateful for the opportunities and blessings I have received, and to be the best person I can be. Attitude makes ALL the difference!

I still do not know if I will be able to have children, or even when I am going to be cured, but I have decided to leave it to God and the Universe to show me the answers in the right time.

My 2014 goal is heal my body and mind over matter!

My best advice, if you are struggling with anything like this, would be to just do the best you can, be the best you can! You never know who you might be inspiring, who is observing you as their role model or whose lives you might be helping in any way.

Yes, it is your battle, but you may not be the only one who is learning from its different lessons. Live the present! It is the only thing you can count on!

Uti”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *